viernes, 18 de septiembre de 2015

Erase ninguna vez...

Erase ninguna vez


Erase ninguna vez, o tal vez muchas un ser celeste, hermoso y puro como la nevada de otoño, cual perfume grato y dulce era, o pudo ser su presencia, cual lirio en el jardín de las penurias paseaba en los campos, si espíritu indomable volaba sobre el cementerio rezando las penitencias de los nobles del pueblo.
Blanquecina mirada, blanca cascada platinada, de verde tela escarchada era, es y ó pudo ser su suave piel. Si tan solo no lo hubiesen lanzado al vacío infierno con las alas rotas.
Amablemente enamoraba a las más delicadas princesas, y hacía perder la cordura a las agraciadas y finas doncellas de la realeza. 
Su tronante suave voz hacía remecer con delicadeza los frágiles pétalos de las mujeres en sus corazones, como capullos cerrados y a puntos de abrirse. Libertad sin igual ¡Cadenas jamás! ¡Alas de Felicidad! y rezos de libertad... Su lema y su canción 
José Aurelio portero galante, falaz y errante comprometido se encontraba, tal sonrisa cual angelical mirada le ha de robar el corazón de su amada.
Guardó rencor dentro de su corazón, empuña espada cual daga odiada, sembrando el odio y el dolor durante generaciones de la fría escarlata.
Sus alas cortó y al vacío lo lanzó, al caer a este frío infierno el clero solo observaba, y el jardín entre sollozos gritaba ¡Inmundo! Cruel cárcel, encarcelada la libertad se encuentra en este lugar.
El noble ángel jamás lo volvieron a ver con toda su libertad y seguridad, ya no era el mismo y esta tierra para él siempre será como el infierno. Aunque los tristes jardines del Edén y la parroquia siempre lo recordarán sollozando suavemente los tristes y gélidos inviernos.

Por:Alice-the-odd-undefined-girl

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LITERATURA, NOTICIAS Y ENTRETENIMIENTO POR TUS PENSAMIENTOS.
Deseamos saber tu opinión, déjanos un comentario.
Gracias.